Quienes somos

Somos un grupo de personas que hemos tenido la suerte de adquirir el conocimiento necesario para comprender  los secretos más ocultos que utilizaban nuestros ancestros para sanar, cuidar y proteger a sus seres queridos y vecinos.

Amuletos
Amuletos para el amor, contra el mal de ojo, para atraer la suerte…

Desde las primeras civilizaciones establecidas por familias y clanes, la observación de todo lo que les rodeaba era de vital importancia. El conocimiento de la fauna, minerales, plantas, las primeras creencias y los primeros cultos funerarios hicieron que esos antiguos humanos comenzaran a adquirir otros conocimientos mucho más trascendentales. 

La figura del chaman, saludador, curandera, hechicera, brujo,  o cualquier nombre que se le quiera dar a las personas que realizan este tipo de prácticas a veces en un tono despectivo, eran los que conocían realmente la farmacopea de la tierra, las herramientas que había que crear para el mundo invisible y como evitar el daño ajeno por un mal pensamiento, por un trabajo de algún enemigo que tenga conocimientos ocultos.

Conocían todas las plantas, todas sus propiedades curativas y ocultas, la efectividad de los minerales que les rodeaban y experimentaban con ellos, en ocasiones haciendo descubrimientos maravillosos como el bronce, que nos hizo dar un salto a la humanidad, al mezclar el cobre con el estaño, fabricando así herramientas de una forma mucho más avanzada, y por desgracia también, armas, armaduras y herramientas bélicas mucho más horribles y peligrosas.

En Europa, las tradiciones celtas, griegas, latinas, íberas, tartesas, cartaginesas, persas, semitas y casi todas las que cohabitaban por aquellos milenios compartían conocimientos, e intercambiaban no solo materias primas y comida, sino también cultos, creencias y dioses.

Los grandes conocedores de las artes mágicas y curativas del momento se daban cita en reuniones donde compartían materiales con las que hacer sus pócimas, amuletos y talismanes.

Los conocimientos iban pasando de boca en boca y solo unos pocos tenían la suerte de poder acceder a esos conocimientos, entonces estos hechiceros y hechiceras, sacerdotes y sacerdotisas o como los queramos llamar, eran gente muy importante en la sociedad, y los que eran reconocidos, siempre estaban al lado de los clanes superiores, caudillos, jefes, reyes o emperadores contaban siempre entre sus asesores y amistades a estos conocedores de las ciencias ocultas, sabios que no solo sabían curar las enfermedades, también conocían los métodos para atraer la suerte, evitar el mal de ojo y conocer a través de los astros los acontecimientos futuros.

Realizaban rituales blancos de luz y sanación, pero también sabían dominar las fuerzas oscuras, sabían que símbolos usar, herramientas a utilizar, la ropa que se debía tener, que días tenían que hacerlo a que hora, cuando tenían que cortar la planta a usar, o como tenía que ser la oración. Conocían los remedios para evitar muchos de los males que circulaban por aquellos años y eran grandes conocedores de todas las materias que le rodeaban ya fueran vegetales, minerales o animales.

Nosotros hemos hecho el aprendizaje, hemos avanzado y hemos llegado a un conocimiento que lo queremos compartir. Nuestros amuletos y talismanes, son realizados con la alta magia antigua que, nuestros antepasados usaban para estas prácticas y para evitar todo mal que les llegara de forma psíquica o astral.

Nuestros conocimientos han sido adquiridos con un estudio de muchos años, tanto rescatando las tradiciones orales, como leyendo a sabios como Maimónides, Paracelso o Galeno. Estudiados  la mayoría de los grimorios existentes, con sus pros, contras y sorpresas e inexactitudes, con títulos tan conocidos en la alta magia y el ocultismo como Las Clavículas de Salomón, El libro Magno de San Cipriano, Echeridion o Pactum. Haber leído a Alam More, Papus o Eliphas Levi entre otros y haber comprendido la filosofía espírita de Allan Kardec.

A lo largo de todos estos años hemos ayudado a mucha gente, hemos estado en lugares donde las malas energías habitaban y no dejaban vivir a familias y les hemos podido ayudar. Amigos que no sabían lo que les pasaba y con uno de nuestros amuletos, comenzar a sentirse mejor.

Para mucha gente estos son supersticiones y no les quitamos la razón puesto que es así, pero: si por ser supersticioso y te ocurre algo de lo que sientes miedo y no lo evitas, lo mismo por ese espanto puede suceder algo. Te aseguramos que nuestros amuletos evitará que te pase nada, aunque te choques de bruces con un gato negro o pases sin darte cuente por debajo de una escalera.

Si quieren más información, póngase en contacto con nosotros.

info@ritualesyamuletos.com 

Mathon Micri